El melocotón

El melocotón

Es el fruto del melocotonero, llamado duraznero en América Latina y Canarias (Prunus pérsica, de la familia de las Rosáceas).

El melocotón es un fruto carnoso (tipo drupa), de un color que oscila entre el blanco, amarillento, anaranjado o rojizo, dulce y aromático. Su piel, de color amarillo-anaranjado-rosáceo, es aterciopelada, excepto en la variedad nectarina, que posee la piel lisa. Su forma es redondeada, excepto la variedad paraguayo, que es achatada.

Contiene una sola semilla encerrada en una cáscara dura de color rojo-granate. Las flores son rosáceas y aparecen en primavera.

¿Cuál es su origen?

Su país de origen es la China, en donde se cultivaba hace más de 3.000 años y se conoce como "el árbol de la vida".

Según cuenta una leyenda china la Reina Madre de Occidente (Xiwangmu) recitaba poseía en un huerto de melocotones cerca de su palacio en las montañas de Kunlun, pero en este lugar los árboles sólo florecían cada 3.000 años y sus frutos necesitarían otros 3.000 años para madurar.

Por ello a estos melocotones se les atribuía el poder de la longevidad, representando una fuente de la juventud para ésta cultura oriental.

 

 Xiwangmu o Reina madre de occidente. Foto: Wikimedia

 

La palabra "melocotón" fue empleada en la antigua China para referirse a una "joven prometida" y ha permanecido en muchas culturas como una forma de definir a las jóvenes bonitas.

Tradicionalmente la mayoría de las familias chinas tienen en sus casas, para atraer la buena suerte, imágenes o estatuas pequeñas de los "Tres Inmortales" o dioses chinos de la protección, la abundancia y la longevidad, siendo uno de ellos Shou o Sau el dios de la longevidad, que porta en su mano uno de los famosos melocotones de la Reina madre de Occidente.

El melocotón llegó a Europa a través de Persia (de ahí su nombre científico). Se conocía en Grecia enel 330 a.C. y se extendió por el Mediterráneo y países europeos de clima templado.

Se cultiva especialmente en China, Estados Unidos, Argentina, Chile y los países mediterráneos.

¿Por qué se llama melocotón?

La palabra melocotón viene del griego: malum cotoniam (manzana de Cidonia, región de la isla de Creta).

En América Latina y las Islas Canarias se conoce como durazno, palabra que deriva del latín: durus "duro" y acinus "fruta". En latín se denomina persici y de él deriva su nombre en muchos idiomas:

  • Catalán: préssec
  • Francés: pêche
  • Gallego: pexego
  • Portugués: pêssego
  • Italiano: pesca
  • Inglés: peach
  • Alemán: Pfirsich 

¿Para qué se usa el melocotón?

El melocotón es muy apreciado para su consumo como fruta fresca y también en almíbar, mermeladas, confituras y conservas.

Se usa en la elaboración de tartas y pasteles, helados, y también como licor y aguardiente. Se usa también para acompañar asados de carnes grasas como el pato o el cerdo.

El aceite de melocotón se usa para nutrir, hidratar y tonificar pieles cansadas. Se puede usar en forma de "mascarilla de melocotón".

Composición del melocotón

Valores por 100 gramos de producto

Valor energético 39 Kcal
Proteínas 0,91 g
Grasas 0,25 g

Hidratos de carbono

9,5 g
Fibra 1,5 g
Potasio 190 mg
Magnesio 9 mg
Fósforo 20 mg
Calcio 6
Vitamina A 16 mg
Vitamina C 6,6 mcg
Vitamina E 0,7 mg
Vitamina K 2,6 mcg
Folatos 4 mcg

 

Como la mayoría de las frutas, el melocotón se compone mayoritariamente de agua, por lo que contiene pocas calorías. El nutriente principal son los hidratos de carbono en forma de azúcares simples, aunque no hay que olvidar su gran contenido en fibra, a diferencia de otras frutas.

La nectarina posee más concentración de carbohidratos que el melocotón y aporta un valor energético mayor.

Ambas frutas son ricas en vitaminas y minerales, siendo los más destacados los carotenos y provitamina A, la vitamina C y el potasio. El elevado contenido en vitamina A y C, convierten al melocotón en una fruta beneficiosa para el organismo gracias a sus propiedades antioxidantes.

El melocotón en la cocina

El melocotón, por su facilidad para ser consumido y su frescor, es una fruta ideal como postre, aunque sus posibilidades en la cocina son muchísimas. En Guía metabólica contamos con estas recetas:

Bizcocho aniversario. Foto: Guía metabólica
Proteínas
Grasas

¿Conoces alguna receta que incluya el melocotón en sus ingredientes?

Puedes enviárnosla y nuestra nutricionista, Natàlia Egea, hará la valoración nutricional y las adaptaciones, si necesarias, para las dietas controladas en proteínas, glúcidos o grasas. Anímate, entra en Guía metabólica y envía tu receta.

 

El melocotón en la cultura popular

¿Sabes algún refrán del melocotón?

Cara de melocotón, de niño y no de hombrón.

¿Conoces algún poema?

Para ilustrar esta deliciosa fruta de verano hemos encontrado este poema en el blog Poemas y Novelas:

Nana del melocotón

La carita redonda como un sol,

la sonrisa redonda

de melocotón.

Un melocotón redondo

como un sol,

un sol redondo

de melocotón.

 Las manitas suaves,

piel de melocotón,

los ojitos, transparentes

rayitos de sol.

Un sol redondo,

un redondo melocotón,

el niño se duerme,

ea, ea, ro, ro, ro.

 

¿Sabías el acertijo...?

Amarillo por fuera

Amarillo por dentro

Y con un corazón en el centro…

 

El peso de las frutas

En Guía metabólica os proponemos resolver un problema que hemos encontrado en el web Problemas y Experimentos Recreativos, que reproduce el libro Física Recreativa, publicado en 1913 por el pedagogo Yakóv Isidorovich Perelmán.

 Yakóv Isidorovich Perelmán. Foto: Wikimedia

El problema dice así:

En una balanza de dos platos vemos que tres manzanas y una pera pesan lo mismo que 10 melocotones, y seis melocotones y una manzana pesan lo mismo que una pera.

¿Cuántos melocotones serán necesarios para equilibrar la pera?

Si después de pensarlo no hayas la respuesta, puedes consultarla en el espacio Soluciones de Problemas y Experimentos Recreativos.

 

 

¿Conoces la leyenda de Momotaro, el niño melocotón?

Momotarō (桃太郎) es el protagonista de uno los cuentos tradicionales más famosos de Japón. Cuenta la historia de una pareja de ancianos que no puede tener hijos y un día son bendecidos con un niño que nace del interior de un melocotón gigante que sus padres adoptivos encuentran flotando en un río. De ahí su nombre: momo (桃 melocotón) + tarō (nombre masculino común).

Recurso