La cebolla

La cebolla

La cebolla es una planta de la familia de las Liliáceas (su nombre en latín es Allium cepa), que se caracteriza por formar engrosamientos subterráneos (bulbos), a los que denominamos “cebollas”.

Está formada por un tallo, del cual salen unas raicillas finas y unas hojas semicilíndricas en las que se distinguen dos partes: una subterránea, que forma el bulbo, en la que se acumulan materiales de reserva, que aparece el primer año de cultivo, y una externa, verde, formada por hojas alternas que lleva en su extremo unas flores blancas o rosadas, que aparece el segundo año.

El bulbo está formado así por hojas, las más internas, blancas, de reserva, y las externas apergaminadas y de color más oscuro, que constituyen su protección.

¿Cuál es su origen?

Parece que su origen es muy antiguo, (más de 5.000 años) habiéndose encontrado trazas y figuras en piedras conmemorativas en la edad de bronce. Se situaría en el Sudoeste de Asia o Norte de África, concretamente en Persia, India y Egipto, siempre cultivada en climas benignos.

En la India, existe un tratado médico (Charaka Sanhita) que la propone como diurético y remedio contra afecciones cardiovasculares, oculares o articulares. En Egipto parece que se utilizaba como alimento de los trabajadores de las pirámides y como ofrenda en funerales y sacrificios, ya que su forma redonda con capas concéntricas simbolizaba la vida eterna.

Parece que fue usada por los gladiadores y legionarios griegos y romanos como alimento y para fortalecer sus músculos y ellos fueron los que la introdujeron en Europa a través del Mediterráneo. Más tarde los españoles la llevaron a América (siglo XV y XVI), por su capacidad de conservación en los largos viajes transoceánicos. Se extendió rápidamente por América debido a su clima templado que facilitaba el cultivo.

¿Por qué se llama cebolla?

El nombre de cebolla viene del latín cepa. En diferentes idiomas:

  • Catalán: ceba
  • Galego y portugués: cebola
  • Italiano: cipolla
  • Inglés: onion
  • Francés: oignon
  • Alemán: Zwiebel

¿Por qué hace llorar la cebolla al cortarla?

Cortando cebolla. Foto: trekkyandy

Porque el bulbo contiene unas sustancias sulfuradas que se liberan al cortarla y producen irritación, como forma de defensa de animales depredadores.

 

 

Composición nutricional de la cebolla

Valores por 100 gramos de producto

Valor energético 42 Kcal
Proteínas 1.3 g
Grasa 0.08 g
Hidratos de carbono 10.11 g
- de los cuales azúcares: 4.15 g
- fructosa: 1.16 g
- sacarosa: 1.16 g
Fibra 2.1 g
Potasio 144 mg
Magnesio 10 mg
Vitamina C 6.4 mg
Folatos 19 mcg

 

La cebolla es un alimento que contiene alrededor de un 90% de agua, por lo que tiene un escaso aporte calórico, que proviene mayoritariamente de hidratos de carbono.

Gracias al aporte de fibra, vitaminas y minerales, la cebolla se convierte en un alimento regulador del organismo y beneficioso para la salud.

Cabe destacar el contenido en vitamina E i C, ambas con poder antioxidante. En cuanto a minerales, es rica en potasio, mineral que interviene en el sistema nervioso y la actividad muscular.

La cebolla contiene flavonoides y compuestos azufrados, que dan lugar a sustancias volátiles que le proporcionan ese olor y sabor tan característico.

La cebolla en la cocina

La cebolla es una hortaliza que puede utilizarse en muchos platos. En Guía metabólica te ofrecemos una muestra de todas las recetas para dietas controladas en proteínas, grasas y glúcidos que tenemos:

Briwat salada

¿Conoces alguna receta que incluya la cebolla en sus ingredientes? 

Puedes enviarnosla y nuestra nutricionista, Natàlia Egea, hará la valoración nutricional y las adaptaciones, si necesarias, para las dietas controladas en proteínas, glúcidos o grasas. Animate, entra en Guía metabólica y envía tu receta.

 

La cebolla en la cultura popular

Esta hortaliza forma parte de la cultura popular de muchos países, al ser muy usada con mucha frecuencia en la cocina y como remedio saludable.

¿Sabes algún refrán o proverbio de cebollas?

  • Contigo, pan y cebolla
  • A falta de olla, bueno es pan y cebolla.
  • Quien parte cebolla, sin pena llora.
  • Habiendo amor, habrá una olla, con agua, sal y cebolla.
  • Si el padre es ajo y la madre cebolla, ¿cómo puede oler bien el hijo? (proverbio árabe)
  • Almorzar, pan y cebolla; al comer, cebolla y pan, y a la noche, si no hay olla, más vale pan con cebolla.
  • Pimiento, sal, cebolla, cuando se pone la olla.
  • “La vida es una cebolla y hay que saberla llorar”. O bien: “La vida es una cebolla, y hay que pelarla llorando”.
  • Plantad ajos y cebollas, que por mucho que apedree siempre quedan las cebollas.

¿Y alguna adivinanza?

En el campo me crié entre largos verdes lazos, 
aquel que llora por mi es el que me hace pedazos.

Voy al mercado y compro una bella, 
llego a mi casa y lloro con ella. 

Cuentos

Para ilustrar la cebolla hemos encontrado un estupendo cuento titulado Corazón de cebolla, que nos invita a abrir nuestro corazón a los otros y mostrar la belleza interior.  

¿Os animáis a ilustrar este cuento?

Hemos encontrado este cuento, pero le faltan dibujos y nos gustaría que nos enviárais los dibujos que vuestros niños y niñas hagan sobre esta historia.

Podéis enviarnos un archivo de imágen con el dibujo a info@guiametabolica.org

 

Poesía y música

El escritor chileno Pablo Neruda es el autor de Oda a la cebolla, que se publica en su libro Odas elementales en 1954. El texto empieza así:

"Cebolla
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío."

 

Nanas de la cebolla es seguramente una de las poesías más famosas sobre esta hortaliza y quizás una de las canciones de cuna más tristes. Miguel Hernández la escribió en 1939 a su mujer y su hijo, que pasaban miseria mientras él cumplía condena en prisión por haber participado en el bando republicano durante la Guerra Civil Española.

En 1972 Joan Manel Serrat recoge esta nana en su disco Miguel Hernández, dedicado al poeta andaluz.

 

En otro estilo musical encontramos al grupo de fusión La otra banda, que propone una divertida canción sobre la cebolla y otros alimentos que no deben faltar para crecer fuertes y sanos.

 

Juegos infantiles

¿Sabías que en Cataluña jugamos a arrancar cebollas (arrencar cebes)? Es un juego para niños y niñas, muy divertido, te explicamos cómo se juega.

Los jugadores pueden estar sentados en el suelo o en un banco, el primero debe estar apoyado en la pared, en un árbol, etc.. Todos los participantes figura que son cebollas, menos uno, al que le toca parar.

Las cebollas (los niños) se sientan uno en la falda del otro y se cogen bien fuerte por la cintura. Se sientan por orden de fuerza: primero el más forzudo, a su falda el segundo, etc... y así hasta que el menor queda delante de todos.

Arrencar cebes. Foto: CEIP Agustí Bartrà

Entonces se les acerca el jugador que hace de payés (agricultor) y lo estira por los brazos hasta que consigue arrancarlo de los otros que lo sujetan con fuerza. La cebolla arrancada ayuda entonces al payés a arrancar más cebollas, cogiéndolo por la cintura. Y siguen así hasta que no quedan cebollas, ya que a veces arrancan varias de golpe.

Probadlo, vereis que es muy divertido!

Recurso