Trimetilaminuria (TMA)

Trimetilaminuria (TMA)

La trimetilaminuria o síndrome de olor a pescado es un error congénito del metabolismo leve. 

Clasificación: Metabolismo intermediario » Otros ECM intermediario
  • Gen: FMO3

¿Qué hay que hacer para evitar las consecuencias de la trimetilaminuria?

El tratamiento de la trimetilaminuria (ya sea congénita o adquirida) se basa en:

¿Qué hay que hacer para evitar las consecuencias de una TMA?
  1. Alimentación:
    • Evitar el pescado (especialmente azul y marino) y también los cefalópodos (pulpo, calamar) y crustáceos.
    • Dieta con bajo contenido en TMA y colina: Evitar alimentos con elevado contenido en colina (huevos, hígado, riñón y otras vísceras, productos de soja, judías, guisantes, col, brócoli, coliflor, cacahuetes y colza). No restringir demasiado la colina (en niños en crecimiento y en mujeres durante el embarazo y lactancia).
    • Suplementar con folato, si es posible, a través de la dieta (vegetales de hojas verdes, cereales fortificados).
  2. Usar jabón y lociones corporales con bajo pH (5.5-6.5)
  3. Puede ser necesaria la eliminación del exceso de producción intestinal de TMA (por razones clínicas o sociales): Uso intermitente de antibióticos orales (metronidazol o antibióticos de amplio espectro) para reducir o modular la flora intestinal (receta médica).
  4. Los suplementos de riboflavina (vitamina B2) parecen incrementar la actividad residual de la enzima FMO3. Aunque no hay todavía recomendaciones estándar hay algunos estudios que lo validan.

La trimetilaminuria es una enfermedad metabólica leve pero que, no tratada, puede causar problemas sociales. No obstante, el diagnóstico rápido y el tratamiento adecuado mejoran la calidad de vida de los niños afectos.