Sonda nasogástrica en enfermedades metabólicas

Sección de gastroenterología, hepatología y nutrición, Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona.
Imágenes gentileza de Nestlè Nutrition.
Cuento gentileza de Nutricia Advanced Medical Nutrition.

¿Qué es una sonda nasogástrica?

La sonda nasogástrica es un dispositivo de nutrición enteral que consiste en un tubo de plástico (polivinilo, silicona o poliuretano) flexible, que se introduce a través de la nariz y permite llevar el alimento directamente al estómago.

¿Para qué sirve?

Problemas de alimentación

Sirve para alimentar a los pacientes que presentan dificultades para masticar o tragar los alimentos, pero no para digerirlos (como la disfagia y otras). Se utiliza en pacientes con diversas situaciones clínicas, como ciertas enfermedades metabólicas, trastornos gastrointestinales, enfermedades neurológicas graves, prematuridad, malnutrición grave y otras enfermedades que impiden o dificultan la alimentación oral.

¿Cuándo están indicadas?

En nutriciones enterales de duración relativamente limitada, siempre por indicación clínica. La realización del sondaje la realiza el médico o enfermera a cargo del paciente. El mantenimiento de la sonda y su uso diario es realizado por la familia o entorno del paciente en domicilio.

¿Qué cuidados requiere la sonda nasogástrica?

Cuidados de a sonda
  • Mantener limpia la parte externa de la sonda. Limpiar a diario con una gasa humedecida con agua tibia y jabón, aclarar y secar (Fig 1).
  • Infundir entre 5 y 10 ml de agua, según la edad del niño, tras la administración de cada comida o medicación (Fig 2). Esta operación se realizará cada 6 horas en caso de alimentación continua.
  • Comprobar la posición correcta de la sonda, tomando como referencia las marcas de la misma sonda (Fig 3).
  • Cambiar la sonda nasogástrica siempre que esté obstruida y se hayan probado antes las medidas adecuadas para desobstruirla (ver listado de problemas). Si existe un familiar que está entrenado por el personal de enfermería podrá realizar el cambio de la sonda él mismo en casa. Si no, tendrá que acudir a su centro de referencia. Se recomienda no realizar el cambio una persona sola, si el niño no es lo suficientemente mayor o consciente para estar quieto.
  • Cerrar siempre el conector de la sonda cuando no se administre nutrición, agua o medicación (Fig 4).

¿Qué cuidados se deben tener con la nariz y la boca?

Cuidados de la nariz y boca
  • Si el niño colabora, se puede mover diariamente la sonda nasogástrica, haciéndola rotar sobre sí misma, para variar la zona de contacto con la nariz y cambiar la sujeción, para evitar irritaciones. En caso contrario, hacerlo cuando sea necesario, bien por suciedad o por estar el esparadrapo o la tirita fijadora despegados (Fig 5).
  • Limpiar los orificios nasales una vez al día, como mínimo, con un bastoncillo de algodón humedecido en agua (Fig 6).
  •  

    Higiene bucal
  • Es necesario cuidar la higiene bucal. Para ello el paciente debe continuar el aprendizaje de cepillado de dientes y lengua, como mínimo 2 veces al día, con pasta dentífrica adaptada a su edad. Enjuagar con elixir o solución antiséptica (Fig 7).
  • Suavizar la zona de la nariz y los labios con una crema hidratante.

¿Cómo deben administrarse los alimentos?

La alimentación se puede administrar de forma intermitente o continua, en función de la edad del niño, de la patología de base, del estado nutricional y de la funcionalidad del aparato digestivo.

La alimentación por sonda nasogástrica se realiza de forma intermitente, en general.

Puede administrarse con:

Administración por sonda
  • Jeringa: no recomendable porque puede ocasionar complicaciones derivadas de una administración demasiado rápida
  • Por gravedad: más lenta y mejor tolerada
  • Con bomba: permite regular exactamente la velocidad de infusión. Es útil si los volúmenes a administrar son muy elevados.

¿Cómo deben administrarse los medicamentos?

  • No debe mezclarse la alimentación con los medicamentos, salvo prescripción médica.
  • Administrar la medicación por el orificio de entrada más pequeños de la sonda.
  • Sólo se utilizarán medicamentos líquidos y en el caso de comprimidos, deben ser triturados hasta convertirlos en polvo muy fino, diluyendo el mismo en poca cantidad de agua.
  • Recordar que después de la administración del medicamento se debe pasar por la sonda nasogástrica entre 5-10 ml de agua.

¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes?

Son las lesiones en la nariz, la obstrucción de la sonda, la extracción de la sonda, las náuseas y vómitos y la tos irritativa.

¿Cómo se pueden solucionar las posibles complicaciones?

Problema Causa Acción requerida
Lesiones en la nariz Irritación debida a la rigidez de la sonda
  • Cambiar la posición de la sonda para que no presione sobre el mismo punto
  • Aplicar una solución desinfectante o lavar la zona con agua jabonosa
  • Cambiar el esparadrapo o tirita cada día
  • En caso de enrojecimiento o lesión, cambiar la sonda de fosa nasal
Obstrucción de la sonda nasogástrica Productos o medicamentos secos en el interior de la sonda
  • Pasar agua tibia por la sonda con ayuda de una jeringa.
  • Si no se desobtura con agua, intentarlo con 5ml de bebida de cola y después pasar de 5-10 ml de agua.
  • Recordar, después de cada toma de alimentos y medicamentos, pasar agua por la sonda.
Extracción de la sonda nasogástrica La sonda sale al exterior por causa accidental o voluntaria
  • Si la sonda está en correctas condiciones, volver a colocarla.
  • Si no lo está, colocar una nueva.
Náuseas y vómitos Posición incorrecta del paciente
  • Colocar al paciente en la posición correcta, incorporándolo de 30-45º.
El alimento pasa demasiado rápido
  • Parar la nutrición de 1-2 horas.
  • Si persisten los vómitos, averiguar el posible origen.
Excesivo contenido gástrico
  • Parar la nutrición de 1-2 horas
  • Volver a aspirar hasta que disminuya el contenido gástrico.
  • Si persiste, averiguar el posible origen.
Causas relativas a la dieta o medicación
  • Revisar si se cumplen las indicaciones de administración de la dieta o del medicamento.
  • En caso de que no cedan los vómitos, remitir al centro de referencia.
Tos irrititativa   Posible salida parcial de la sonda
  • Comprobar que la sonda esté fijada según la marca establecida al colocarla.