¿Cómo evitar la hipoglucemia?

Hipoglucemia. Imagen: HSJDBCN

¿Cual es el objetivo del tratamiento dietético?

Mantener unos niveles adecuados de glucosa en sangre (glucemia) para prevenir la hipoglucemia (glucemia < 60 mg/dl). El corazón, el cerebro y los músculos utilizan preferentemente glucosa y en su defecto cuerpos cetónicos como fuente de energía.

La hipoglucemia puede acarrear graves consecuencias para estos órganos y, por ello, para el niño.

La dieta modifica las condiciones de los alimentos para que la absorción de glucosa sea lenta y mantenida, actúa como una “bomba” de ázucar que lo suministra constantemente.

Niveles óptimos de glucemia

En ayuno > 60 mg/dl (3.3 mmol/l)

 

Ayuno

 

Los hidratos de carbono (HC)

Los HC se clasifican según su capacidad para modificar los niveles de glucemia después de ingerirlos:

  • Simples: se absorben rápidamente a través del tubo digestivo por lo que tienden a aumentar de forma rápida los niveles de glucemia.
  • Complejos: producen incrementos más lentos de glucemia. Algunos tipos de fibra forman parte de este grupo (fibra soluble) y, añadidos al alimento, disminuyen la velocidad de absorción de la glucosa.
Alimentos que retardan la velocidad de absorción de glucosa Alimentos que aumentar la velocidad de absorción de glucosa

Harinas y féculas integrales: cereales integrales como pan, pasta, arroz integral y salvaje, cereales de desayuno ricos en fibra, avena, salvado de avena, centeno, cebada. Muesli preferiblemente sin azúcar ni miel. Galletas con fibra.

Pizza (masa integral).

Maicena® (almidón de maíz) en crudo.

Harinas y féculas: cereales infantiles, cereales de desayuno tipo Corn Flakes® y con azúcar o miel añadido, pan blanco, pasta, arroz blanco. Pan de molde sin corteza. Bollería industrial**.

Galletas sin fibra, maíz dulce, guisantes, Maicena® cocinada, palomitas de maíz.

Patata caliente y en puré, batata, tapioca, boniato.

Lácteos: leche entera con cereales, yogur natural, cuajada, quesos curados, flan de huevo. Lácteos: leche con azúcar y cacao instantáneo. Yogur azucarado con o sin frutas. Leche condensada. Arroz con leche.

Hortalizas y verduras: todas

Legumbres

Hortalizas y verduras: ninguna

Frutas y frutos secos: Fruta fresca* con piel mezclada con otros alimentos (como ensalada) o después de las comidas.

Frutos secos

Frutas: Todas

Contienen menos cantidad de azúcar: sandía, melón y pomelo.

Contienen más azúcar: plátanos, uvas, higos, caquis y chirimoyas.

Zumos de frutas envasados y frutas en almíbar.

Azúcares y dulces: Pasteles**, chocolate amargo,

Bebidas y refrescos light.

Azúcares y dulces: azúcar blanco, moreno, glass, miel, golosinas, mermelada, compotas, jaleas, chocolate y crema de cacao y avellanas, membrillo.

Bebidas carbonatadas azucaradas como refrescos. Bebida de arroz, de almendras, de avena y de soja saborizada.

Polos de sabores (no lights)

  No contiene hidratos de carbono o azúcar

Carne, pescado, huevos

Aceite, mantequilla, margarina

* La fruta es de absorción rápida, pero si la comemos con piel, al llevar fibra, el azúcar se absorbe más lentamente.

** Estos alimentos se deben tomar esporádicamente, ya que contienen gran cantidad de grasas saturadas (mala calidad)

Podemos modificar la absorción de los HC mezclándolos con otros nutrientes, como grasa, proteínas y/o fibra, o mediante el tipo de preparación culinaria y el grado de cocción.

Sugerencias culinarias para modificar la absorción de HC

  1. Comer cada 4-6 horas, mínimo 5 ingestas al día. En niños menores de 1 año las tomas deben ser cada 3-4 horas.
  2. En los biberones se pueden añadir cereales infantiles con fibra.
  3. A los 4 meses de edad, se puede añadir arroz integral, maíz y avena a los triturados de verduras. Añadir pasta integral cuando el niño tenga más de 7 meses y a partir del año se podrán introducir las legumbres trituradas o chafadas. Añadir la carne, el pescado o el huevo cuando lo indique el pediatra.
  4. Potenciar el consumo de productos integrales (pasta y pan integral, cereales integrales, galletas integrales, harina integral).
  5. Comer verduras y frutas a diario, preferiblemente con piel. Tomar fruta entera mejor que zumos, máximo 1 zumo/día con la comida. No zumos envasados.
  6. Las legumbres contienen gran cantidad de fibra, consumirlas solas o acompañadas con arroz, carne, en ensaladas...
  7. Dejar enfriar la patata después de cocinarla.
  8. Realizar la cocciones de pasta y verduras al dente (los minutos que indique el envase).
  9. Se recomienda comer los hidratos de carbono mezclados con proteínas, grasas o fibra. Por ejemplo:
    • Pasta con carne picada y tomate, o pasta con verduras, con diferentes salsas.
    • Arroz con verduras, legumbres con arroz.
    • Patata fría en ensalada, ensaladilla...
    • Pan en forma de bocadillos o tostadas con embutido.
    • Utilizar salvado, avena y germen de trigo en distintas preparaciones como albóndigas, mezclados con yogur, pasteles, en pan...

Edulcorantes indicados

Aspartamo, Acesulfame K: no utilizarlos para cocinar, ya que pierden el poder edulcorante.

Sacarina y Ciclamato: pueden someterse a la cocción.

DEXTRINOMALTOSA (Polycose®, Fantomalt® , Maxijul ®, Dextrinomaltosa Resource®)

En niños menores de 2 años: 1-2g dextrinomaltosa/Kg peso/toma

Gramos de dextrinomaltosa por toma = _____g

Preparación: añadir la dextrinomaltosa en los biberones cuando ya estén preparados y templados (no calentarla).

 

MAICENA® / DÍA

En niños mayores de 2 años: 1-2g maicena/Kg peso/toma

Gramos de Maicena® por toma = _____g

Preparación: añadir la Maicena® en crudo a un vaso de agua, preferentemente. La cantidad de agua debe de ser el doble que la cantidad de maicena. También se puede utilizar leche (sin calentar) o yogur. No mezclar con azúcar de mesa.

 Maizena